Alt.com

Citas de BDSM con amos, esclavos, amas y dominadoras’. Así se presenta esta web, una alternativa para aquellas personas que buscan otras experiencias, más intensas y atrevidas. Tanto si ya lo has practicado más veces como si quieres introducirte en esta práctica, Alt.com te servirá de ayuda para ponerte en contacto con otros usuarios que buscan lo mismo que tú.

Antes de que comencemos con nuestro servicio, existen muchos puntos con información que desvían nuestra atención. Desde una revista donde usuarios publican sus vivencias, vídeos, blogs y textos varios que nos invitan a formar parte de la comunidad. Podemos ver titulares como:

alt.com_04

¿Nos queda claro de que va el asunto, no? Pues registrémonos. Introducimos, como siempre, nuestro sexo y mail. De ahí nos redirige a una nueva página donde contamos con una ‘motivación’ extra. ¿A qué nos referimos? A esto, pero en movimiento:

alt.com_02

Suponemos que estos videos de chicas con movimientos insinuantes son una manera standard de que apuremos nuestro registro. Decimos lo de ‘standard’ porque hemos comenzado el registro indicándole a Alt.com que somos mujer. Lo clásico y habitual en estos casos es que apareciesen vídeos de hombres musculosos y fornidos con ganas de azotarnos, pero entendemos que ‘dos tetas tiran más que dos carretas’ así que juegan a caballo ganador.

Son muy listos. Cuando terminamos de introducir nuestros datos, directamente la página nos lleva de la mano a la ventana de pagos para hacernos usuario Premium. Hay dos tarifas, Dorada y Plateada, cada una con sus precios y sus características. Disimuladamente pasamos del tema y nos vamos a investigar la web.

Se trata de un lugar oscuro, tenebroso, donde tanto el fondo como las fotografías de los usuarios y usuarias acompañan la escasez de luz. Para que os hagáis una idea, este es el estilo:

alt.com_03

Para nuestra humilde opinión, si eres un miembro nuevo, amateur, que quiere explorar nuevas prácticas, la página invita antes a salir corriendo que a quedarte. El hecho de asociar esta práctica al color negro y la oscuridad nos transmite la idea de estar haciendo algo malo, secreto, que se tenga que ocultar de nuestros círculos más cercanos. Cuando todos sabemos que no vas a ir al infierno por esto y que cada vez más personas ayudan a que se vea como algo normal y, sobre todo, respetable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *