Latinparejas.com

Como no podía ser de otra forma, la web nos da un cálido recibimiento. Cuerpos esbeltos, ligeros de ropa, en actitudes más que cariñosas… ¿suculento verdad? Y más cuando nos venden a sus propios usuarios como ‘contactos calientes’, por si no nos había quedado clara la temática de la web. Para que veáis que no existe exageración en ninguna de nuestras palabras, aquí el documento gráfico que lo demuestra:

latinparejas01

Ya somos miembros latinos dispuestos a navegar por la web. El aspecto no podemos evitar que nos defraude un poco, es exactamente igual que unas cuantas páginas anteriores (debe haber una oferta muy suculenta para que todos lo escojan). Pero lo que más nos sorprende no es eso, sino la sensación de lugar desolado, desierto, donde apenas hay perfiles con los que podríamos hablar. Un 80% de usuarios sin foto, y, si decidimos aumentar el filtro de ‘normal’ a ‘XXX+Sexy+Normal’ os podéis hacer una idea de lo que nos aparece.

salchicha

Cuando queremos realizar una búsqueda en ‘examinar’, aparte de ofrecernos unos resultados bastante pobres, no existe (o no está claramente a la vista) ningún tipo de filtro, donde poder acotar los resultados según nuestros intereses: ciudad, edad, género, orientación… es únicamente en la opción de ‘chat’ donde podemos limitar mínimamente nuestros resultados.

Como en la mayor parte de las webs, existe la opción de ‘flirtea’, donde un carrusel de fotografías (supuestamente) de otros usuarios van rotando a medida de nuestras elecciones. Si alguna de las imágenes nos gusta, le damos al botón verde de flirtea. Si no nos convence podemos pasar a otra cosa con el ‘ahora no’.

atras

Normalmente las experiencias en las distintas webs suelen ser, como poco, interesantes o una forma de descubrir opciones o acciones nuevas. En este caso no hemos tenido tanta suerte. Se trata de un formato que, personalmente, se repite como el ajo, con apenas interacción y que, en todo momento, transmite una sensación de vacío, como si fueses la única persona que realmente está navegando por la web. Esto, desde luego, no motiva a pagar ni un solo euro por sus suscripciones, con lo cual admiramos sus gestiones para mantenerse en pie.

Al tratarse de una comunidad latina, nos esperábamos un poco más de alegría, de movimiento y buenas vibraciones, pero nos hemos equivocado.

maracas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *