The Ugly Bug Ball

 

Desde pequeños nos inculcan que debemos tener la autoestima alta, con control, pero tirando a alta. Los modestos no abundan y es difícil encontrarlos, para ello existe una web que reúne a todas aquellas personas feas o de “apariencia normal”. Hablamos de The ugly bug ball.

Ugly_capt1

Al registrarnos, nos insisten mucho en rellenar unos campos donde nos podremos presentar, romper el hielo con alguna frase ingeniosa o decir qué tipo de pareja ideal queremos. Algo bastante lógico, el físico se supone que pasa a un segundo plano y la personalidad de los usuarios es su punto fuerte.

ugly_capt3

Lo primero que nos viene a la cabeza una vez dentro es ¿dónde están los feos? Los primeros usuarios que nos aparecen con una búsqueda sencilla (únicamente marcamos la opción de “perfiles con foto”), entran perfectamente dentro de los cánones de belleza que todos entendemos como normalitos tirando a guapos. Toda una decepción, ahora nosotros seremos realmente los más feos de la web y eso no nos motiva.

ugly_capt2

Mientras mantenemos estas reflexiones internas, un aviso de la página nos informa de que cometas un acto de locura, no lo pienses más y te hagas con un mes de miembro Gold Gratis. ¿Gratis? Hace tiempo que aprendimos que nadie te da nunca gratis sin pedir algo a cambio o con una letra pequeña que nos haga arrepentirnos de nuestro rápido click. Contar con las ventajas Gold antes te hubiese costado 44.95€, que afortunados somos.

ugly_capt4

Ya somos miembros con un caché dentro de la web, feos, pero con estilo. Nos fijamos en un perfil que nos llama la atención (y no por feo precisamente). Tenemos el día vergonzoso y decidimos ponernos en contacto con él de forma que nuestras palabras no lo espanten. Lo agregamos como amigo. Nos atrevemos un poco más y le mandamos un guiño. La locura se apodera de nosotros y decidimos enviarle una tarjeta. Nos cuesta decidirnos por una, no sabemos si coger la de corazones, la de rosas, o la de corazones con rosas. Mandamos una, total son gratis y nos hacemos un café mientras esperamos que alguien se interese por nuestra belleza alternativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *